Una poderosa tormenta golpea el norte de California, que acumula casi un metro de nieve en 24 horas en la parte central de la Sierra Nevada, en su diciembre con más nieve de acuerdo a la serie histórica de la región.

La tormenta ha tumbado árboles y líneas de transmisión eléctrica, dejando a miles de personas sin electricidad, informó la compañía Pacific Gas & Electric.

“Hay previsiones de más nieve, lluvia y vientos. Los equipos han restablecido el servicio de casi 50,000 usuarios desde la mañana de Navidad y están preparados para responder a nuevos cortes”, señaló la empresa.

La nieve ha bloqueado además varios trechos de las carreteras de esta región próxima a Lake Tahoe, un importante destino turístico.

“Los equipos están trabajando sin interrupción para reabrir las carreteras”, informó Caltrans, la autoridad de transporte en el estado de California.

La zona acumula 492 centímetros de nieve en diciembre, marca que supera el récord para este mes (455 centímetros en 1970), informó el Laboratorio de Nieve de la región central de la Sierra Nevada de la Universidad de Berkeley, California.

“Definitivamente no esperamos un invierno húmedo”, dijo el doctor Andrew Schwartz, científico del laboratorio. “Ocurre que este año terminamos con mucha más nieve de la que esperábamos, lo cual es una sorpresa agradable, por supuesto”, dijo Shcwartz.

La costa oeste de Estados Unidos ha padecido años de sequía dejando regiones de California resecas y vulnerables a las llamas en las cada vez más voraces temporadas de incendios. Schwartz explicó que aunque “parece que el oeste de Estados Unidos está recibiendo un poco de ayuda”, es muy temprano para afirmar que las nevadas aliviarán la sequía.

Schwartz precisó que se esperan otros 20 o 30 centímetros de nieve en las próximas 24 horas.

Los servicios meteorológicos pronostican más nieve y lluvia para la región, así como para el estado de Oregon, al norte de California.

Más al norte, en Seattle, la incesante nevada obligó a cancelar casi 300 vuelos y atrasó otros 350 en las últimas horas, afectando a miles de pasajeros en el aeropuerto internacional Seattle-Tacoma.

Mientras la nieve causa estragos en la costa oeste, el calor batió récords en el otro extremo del mapa. El sábado, el termómetro alcanzó los 34ºC en Rio Grande Village, Texas, conquistando la marca de la Navidad más caliente de Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí